domingo, 24 de junio de 2018

IDENTIFICA Y CONOCE A LOS QUERCUS

El solsticio de verano es un buen momento para emboscarse en nuestras masas forestales más próximas y descubrir nuestros árboles autóctonos. En Euskadi tenemos una amplia variedad representativa del género quercus, entre los que se encuentran los  que aparecen en la lámina superior.


Pero buceando en nuestra Hemeroteca encontramos un interesante artículo de la revista (Quercus,nº 12,1983) donde nos reseñan las bondades y virtudes de este árbol, así como su distribución peninsular.



Tras una lectura pausada  del citado artículo en la lámina de arriba se encuentran una serie de árboles representativos del género quercus que seguro que identificaréis sin dificultad.

sábado, 16 de junio de 2018

RECICLAJE CASERO CON UNA FINALIDAD DE PROVECHO



Un tutorial breve, sencillo y didáctico para todos aquellos neófitos que se interesan por restaurar nuestros paisajes. Un segundo uso para un envase de uso doméstico reconvertido en una simple maceta.


domingo, 10 de junio de 2018

LA RELEVANCIA DE NUESTROS BOSQUES SEGÚN LA FAO





Por medio de la Colección el estado del Planeta, la FAO edita una serie de libros para conocer los recursos existentes en nuestro planeta y como evolucionan. En este dedicado a los Bosques (2018) sus gráficos son ejemplos muy clarificadores de porque debemos seguir respetando, conservando y plantando árboles y arbustos autóctonos.






lunes, 7 de mayo de 2018

ANIMALES EN EL PARQUE 05/06-05-2018. TXIRPIAL MUSEO DE BELLAS ARTES DE BILBAO

Unas hojitas de laurel para el herbario
Bajo el haya purpúrea no crece la hierba
Encontramos una cáscara de huevo de Mirlo
Nido calentito
Nido con lazo
Sin título
Con las manos en el nido
Se oye un mirlo
A la sombra del haya purpurea
Superguía
Las raíces sujetan el suelo
Me lo llevo
Del tocón cortado resurge la vida
Completamos las hojas del herbario
Nido con tejado
Un error disléxico, un niño pregunta: ¿aquí hacen yoga?, no hacen Goya

martes, 1 de mayo de 2018

TRANSITANDO POR EL BOSQUE DE LOS DUENDES




El movimiento artístico que adorna el entorno natural con hilo y lana se denomina Urban Knitting. En Herrera de Valdivielso, en  la provincia de Burgos, en el valle de Calderechas, no todo son cerezos y manzanos en flor. Te puedes emboscar en un bosque mágico en los día de niebla para transitar por el pinar. El silencio y los elfos te acompañarán.

BOSQUE AUTÓCTONO DE MUSKIZ

El municipio de Muskiz pertenece a la Región Eurosiberiana que se caracteriza por un clima templado y húmedo con frecuente precipitaciones. Al comenzar el recorrido apreciamos parte del entorno en el que nos movemos. frecuentes cultivos forestales de fondo, pinos mayormente, y eucaliptos diseminados, pastizales pertenecientes a propietarios privados y un encinar con presencia de especies asociadas a su cortejo florístico.
El abandono de las explotaciones agropecuarias en los últimos años nos permite observar la recuperación del bosque autóctono en determinados lugares. Incluso en tramos del camino por el que transitamos se muestra tapizado por jóvenes brotes verdes de robles.


Según vamos avanzando el bosque mixto recupera su espacio sobre el terreno. El roble se erige en protagonista, muy bien secundado por fresno, acebo, avellano y sauce. La floración del estrato arbustivo se muestra en vigencia: endrino, espino albar y bonetero en menor medida muestran sus mejores galas.


Alcanzamos el punto más elevado del recorrido y el amarillo inunda el paisaje en fuerte pugna con el verde de la pradera ligeramente inclinada. Los narcisos colonizan el terreno del robledal, formando pequeños islotes. Los  árboles empiezan a esbozar los primeros brotes verdes en sus ramas que vestirán su figura en futuras estaciones.

En el descenso el cerezo teje una malla simbólica de color blanco que cubre el fondo del municipio con sus casas y su refinería en el horizonte. Hombre y Naturaleza de nuevo, emboscados en la pugna por el dominio del territorio, respetando por el momento su espacio.
Un último vistazo, una mirada intencionada para observar el paisaje por el que  nos hemos movido para mostrarnos una vegetación de ligeros pastos colindante con el matorral, con pequeñas masas forestales de árboles y arbustos, donde predominan los cultivos forestales.
Pero también, con diminutos bosquetes con un significativo valor florístico: narcisos, jaras,  primeras orquídeas propias de la estación primaveral.

domingo, 8 de abril de 2018

ARCERA Y SU LEGADO CULTURAL

 Auténtico vergel esta localidad situada al Sur de Cantabria. Verdaderas ganancias netas de Biodiversidad nos recompensan con un recorrido matutino para descubrir su patrimonio:
natural, etnográfico, histórico, cultural.



 Raro resulta no detenerse a observar las yemas de los árboles, protagonistas principales de nuestra excursión. El rebollo, Quercus pyrenaica, muestra su desnudez en este entorno. No se observan los brotes tiernos incipientes propios de la estación primaveral.


 Curioso el encuadre de la fotografía superior. En las zonas altas, las frondosas ocupan el terreno. Más abajo, un pueblo irrumpe como una barrera arquitectónica sobre el paisaje. Los prados de siega y propiedades privadas le secundan en un nivel inferior. En primer plano los quercus  dominan la instantánea.


 El color ocre predomina. Las  pocas hojas marcescentes aguantan el rigor del clima frío de la región. Mantienen la compostura ligadas al árbol. Una peculiar característica de esta especie de roble para dotar a sus ejemplares de una entrañable notoriedad.

 Rastros sobre nuestras pisadas, en el terreno y en el cartel indicador que nos guía que caminamos por la dirección correcta. Acompañados de un silencio estremecedor, roto por los cantos de las aves que habitan en el bosque.


 Agrupados para ser inmortalizados en un alto de la ruta. Sobre sus espaldas, el rio Ebro fluye ajeno a sus andanzas.  Sus aguas caudalosas transportan el agua proveniente del deshielo y de las precipitaciones de los últimos días.



El reflejo de la pequeña charca es el mejor espejo de nuestro bosque de rebollos. Las anátidas, durante el invierno, encuentran sustento y refugio en este pequeño oasis que les permite descansar en su larga trayectoria de emigración.




Las flores tambien empiezan a esquivar nuestras pisadas. La pulmonaria, pulmonaris officinalis, se muestra dispersa en algunos tramos del recorrido. Por otra parte, la hepática, hepática nobilis, como la de la fotografía inferior empieza a mostrar sus encantos: pendúnculos y peciolos pubescentes.





Reminiscencias cinematográficas nos sacuden al llegar al roble de tres pies. Una auténtica "catedral viva" en palabras de uno de los presentes en el itinerario. Un notable ejemplar de quercus petraea, con cierto parecido al de la película Un mosmtruo vino a verme de Bayona.
Sobre su porte se distinguen ciertos rasgos de un rostro demacrado por el transcurso del tiempo. Sus ramas, a modo de brazos, se alzan todavía vigorosas, aunque las últimas nevadas le han hecho desprenderse de alguno de sus tentáculos. Su diámetro imperial, de considerable calibre  y una altitud elevada como se puede apreciar en la comparativa con el ser humano.