sábado, 10 de noviembre de 2018

POR UN PUÑADO DE TEJOS


No pasan desapercibidos estos notables ejemplares de tejos en el municipio de Carrocera en León. 23 árboles distanciados a cierta altitud, por un par de metros, y tres ejemplares  separados del rodal configuran este pequeña representación del tejo en la comarca de Luna.
En el cortejo florístico que les acompaña se encuentran pequeñas hayas, mostajo y plantas aromáticas, además de té de roca. Existe cierta regeneración natural de la especie, formando incluso pequeños setos intercalados con la hierba y que se parar unos ejemplares de otros.

Pero para llegar hasta ellos también se observan las choperas en su esplendor otoñal: Los  prados de pasto colindante al río Torre; el rosal silvestre con sus frutos atractivos; el majuelo igualmente con sus frutos reclamando el sustento de las aves residentes en la zona; el arraclán en los lindes del camino; la zarzamora, aún en estas fechas, con sus frutos golosos; las encinas en una de las laderas del valle; los rebollos o melojos tapizando la otra parte del valle.  En resumidas cuentas, ganancias netas de Biodiversidad.


jueves, 1 de noviembre de 2018

EL BOSQUE DE EPPING, William Morris


AL DIRECTOR DE THE DAILY CHRONICLE


23 de abril de 1895

Señor director:

Me permito dirigirle unas letras a propósito del tratamiento que está recibiendo en la actualidad el bosque de Epping. Nací y crecí en sus inmediaciones (Walthamstow y Woodford), y en mi niñez y mocedad lo conocí palmo a palmo desde Wanstead hasta los Theydons y desde Hale End hasta Fairlop Oak. En aquellos tiempos sus peores enemigos eran los ladrones de grava y los constructores de vallas, y nunca dejó de ser un lugar ameno y, a menudo hermoso. Por lo que cuentan, hace tiempo que la mayor parte del bosque ha sido destruida y me temo que pese al optimismo de usted al respecto, lo que queda está amenazado de ruina.

         El carácter especial del bosque radicaba en estar formado en su mayor parte por carpes, un árbol raro salvo en Essex y Herts. Era con toda seguridad el mayor carpedal de estas islas, y supongo que del mundo. Todos los árboles se desmochaban, y quedaban otra vez cubiertos cada cuatro a seis años; en muchos lugares se mezclaban con acebo. El resultado era un bosque muy curioso y particular, imposible de encontrar en ningún otro sitio. Y estoy de acuerdo en que solo sería tolerable un tratamiento que mantenga intacto este bosque.

         Pero el carpe, aunque es un árbol interesante para las personas dotadas de razón e inquietudes artísticas, no es el favorito de los guardianes del paisaje, y mucho me temo que la intención de las autoridades es erradicar los árboles nativos para plantar en su lugar maleza como los cedros del Himalaya o las invasoras coníferas.

         Nos dicen que ya se ha formado una comisión de “expertos” para emitir un juicio acerca del bosque de Epping pero, señor, me niego a que me hagan callar con la palabra “experto”, e invito a todo el mundo a hacer lo mismo. Un “experto” puede ser alguien muy peligroso, porque es muy probable que su opinión coincida  con la del sector que representa (económico por lo general). En este caso concreto no queremos someternos al criterio ni de un guardia forestal cuyo trabajo consista en proveer al mercado  de madera, ni de un botánico cuyo trabajo consista en recoger especímenes para algún jardín, ni de un guardián del paisaje cuyo trabajo consista en banalizar un jardín o un paisaje hasta donde lo permite la bolsa de su patrón. Lo que queremos son hombres sensatos y con gusto artístico para que sopesen cuáles son las necesidades fundamentales y que ofrezcan su consejo.

         Ahora bien, me da la impresión de que las autoridades que tiene a su cargo el bosque de Epping pueden abrigar dos proyectos diferentes. Primero, puede que quieran cuidarlo como un jardín, o convertirlo en campos de golf (y temo que tengan hasta esta última posibilidad en mente); o, segundo, tal vez crean necesario (como sugiere usted) reducir el número de carpes para que tengan más posibilidades de supervivencia. Los habitantes de Londres protestaríamos contundentemente contra la primera posibilidad, ya que, si se pusiera en práctica, el bosque de Epping se convertiría en una vulgaridad más; resultaría destruido, de hecho.

         En cuanto a la segunda alternativa, para que nos quedemos tranquilos haría falta que los espacios despejados se volvieran a plantar, y casi exclusivamente con carpes. Y, lo que es más, se debería actuar con el mayor mimo para que no se tale ni un solo árbol, salvo para permitir que crezcan los demás. Porque, obsérvese, al tratarse de árboles relativamente pequeños, serán más bellos cuanto más se aproximen unos a otros, en la medida que permitan sus necesidades de crecimiento. Para el bosque de Epping  queremos arbustos, no un parque.

         En resumen, se cometerá un error grave y casi irreparable si, con la excusa de la opinión de los expertos, por puro descuido e improvisación, se escamotea este problema de las manos del público más consciente: desaparecerá la personalidad esencial de uno de los ornamentos más hermosos de Londres, y a nadie le quedará un ejemplo para mostrar cómo era el gran bosque del nordeste.

William Morris


“La Era del Sucedáneo y otros textos contra la civilización moderna

 William Morris, pepitas de calabaza ed., 2016

martes, 23 de octubre de 2018

ANTSOLA VERGEL AUTÓCTONO



Inmersos en plena crisis del pino, con nuestras instituciones atormentadas en un mar de incertidumbre y dudas para controlar "el marrón" que se les plantea para contentar a casi todos. No olvidemos , que en primavera del próximo año hay elecciones forales y municipales y los propietarios forestales ejercen su derecho al voto, como cualquier ciudadano. 


Pero lo que nos ocupa es que aún resisten en nuestro querido botxo, y en las lindes de su anillo verde reductos autóctonos, de haya, fresno , roble, abedul, acebo, y árboles viejos, verdaderas reservas de biodiversidad que muchos ciudadanos y ciudadanas desconocen. Afanados en coronar el conocido Pagasarri, trescientos metros más abajo, en Antsola se respira tranquilidad, una mirada panorámica sobre  nuestra urbe, y el vuelo armonioso de una pareja de halcones. Además, de  hongos y quitameriendas, presentes en la estación en la que transitamos.



martes, 16 de octubre de 2018

Aprobados los permisos de investigación de hidrocarburos LANDARE, LORE y SUSTRAIA en Bizkaia y Gipuzkoa. BOPV 16-10-2018


DECRETO 142/2018, de 9 de octubre, por el que se otorgan los permisos de investigación de hidrocarburos denominados «Landare», «Lore» y «Sustraia», y se admite el desistimiento del permiso de investigación de hidrocarburos denominado «Lurra», situados en la Comunidad Autónoma del País Vasco. 

BOLETÍN OFICIAL DEL PAÍS VASCO martes 16 de octubre de 2018

(...)

Dado en Vitoria-Gasteiz, a 9 de octubre de 2018.

El Lehendakari,

IÑIGO URKULLU RENTERIA.

La Consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras,

MARÍA ARANZAZU TAPIA OTAEGUI

domingo, 7 de octubre de 2018

Detienen la tala del BOSQUE DE HAMBACH. 05-10-2018

Vogelhaus/Casa de pájaros

Alemania detiene la tala del bosque de Hambach, que iba a ser arrasado por la ampliación de una mina

Cientos de ecologistas llevan años ocupando la zona para evitar que la multinacional RWE corte los árboles


ÁLVARO SÁNCHEZ, Kerpen, EL PAÍS, 5 OCT 2018 - 22:10 CEST

La tala del bosque de Hambach tendrá que esperar, tal vez indefinidamente. Un tribunal de la localidad alemana de Münster ha paralizado este viernes su próxima devastación a la espera de que se resuelva un recurso presentado por la organización ecologista Amigos de la Tierra. La justicia ha determinado que el gigante energético RWE, que planea podar la mitad de su superficie para ensanchar una mina de carbón, "no tiene derecho a deforestar el bosque" hasta que se resuelva la apelación. El giro de guion, celebrado por los activistas como un triunfo tras años de ocupación y semanas de tensos choques con la policía, aviva las esperanzas de salvar el último reducto verde de la zona, reducido a solo 200 hectáreas de las 4.100 iniciales. En un comunicado, la multinacional ha mostrado su "sorpresa", por la resolución del tribunal. Y ha informado al mercado de valores de que tendrá un importante impacto en sus cuentas. Tras conocerse el varapalo judicial, las acciones de RWE se hundieron un 8,52% en la Bolsa alemana.

El disputado bosque está a medio camino de Colonia y Aquisgrán, en el Estado de Renania del Norte-Westfalia. Y su futuro se ha convertido en símbolo de una lucha que no solo atañe a un pedazo de tierra. Confronta dos visiones del mundo. Capitalismo frente a ecologismo. Explotación del carbón ante activismo climático. El campo de batalla es una extensión boscosa de 100 hectáreas y 12.000 años de antigüedad en la que habitan 142 especies de aves. RWE, su dueña desde hace décadas, tenía intención de talarla para ampliar una gigantesca mina de carbón. La policía ha expulsado a cientos de activistas instalados en la zona que pretendían evitarlo.

(...)
Más info:


sábado, 29 de septiembre de 2018

CUANDO CAE LA HOJA

 Es Otoño.  Caluroso por esta latitudes del norte peninsular. Con posibilidades todavía de mojarse en las aguas del costero Cantábrico. Los ocres, marrones, rojos y cobrizos de nuestras hojas empiezan a cambiar de color. Nuestros árboles autóctonos y los plantados tiñen los bosques de colores llamativos.



 Momento oportuno para recolectar. La despensa inmensa que suponen nuestros bosques empiezan a dar los frutos apetecidos para los amantes culinarios. Hongos y setas despiertan
el voraz apetito de los más curiosos. La yesca se agarra al tocón del vetusto árbol en un acto de simbiosis generosa.



 El jabalí abandona su refugio en la espesura de las frondosas para refrescarse en la charca. Rastros observados  por medio de las huellas constatan la presencia de varios ejemplares por las inmediaciones.




Los frutos  generosos de nuestros árboles  empiezan a desprenderse de su morada habitual. Tiempo de endrinas, castañas, avellanas, nueces, una variedad indispensable en nuestros domicilios. Pero mucho cuidado, hay que diferenciar la castaña normal, de la loca. Con un erizo espinoso la primera y una forma no tan redondeada como le ocurre a la segunda. En la imagen inferior la loca es la de la derecha. Y su erizo no es tan espinoso con algún pincho que lo protege.


 Por otra parte, el pino radiata que domina la superficie del terreno por estas latitudes muestra ligeros síntomas de su enfermedad en esta parte del territorio histórico de Bizkaia.
Para saber más sobre esta plaga leer el siguiente artículo que se publica hoy con este titular: Una plaga de hongos  amenaza los pinos


miércoles, 19 de septiembre de 2018

¿Y ahora qué?, ¿después del pino el eucalipto?. Txirpial


¿Y ahora qué?, ¿después del pino el eucalipto?

Todo monocultivo es muy vulnerable tanto desde el punto de vista ecológico como económico. 

Ecológico porque cualquier plaga puede poner en jaque a todo un inmenso territorio. Apostar todo a una sola carta siempre ha sido muy arriesgado.

Económico porque en este mundo globalizado apostar todo a un solo producto te hace enormemente frágil a cualquier cambio en el mercado.

Las enfermedades del pino en este país no son algo novedoso, desde los últimos veinte años se vienen sucediendo una larga serie de enfermedades que afectan seriamente al pino radiata y a la calidad de su madera. El Fusarium, Fusarium circinatum o cáncer del pino, la banda marrón y banda roja actuales, Mycospherella dearnessii y Mycosphaerella pini, todas asociadas a hongos, que ven favorecidas su aparición y extensión por la climatología húmeda de influencia oceánica de Bizkaia y Gipuzkoa. Y sin contar con el cambio climático, ya que el aumento de temperatura ha provocado que la procesionaria haya llegado a tener varios ciclos reproductivos o que la aparición de Diplodias sean cada vez más comunes y agresivas debido a las más frecuentes granizadas primaverales y veraniegas...

Desde el punto de vista económico el mundo del pino arrastra también una larga crisis, achacada primero a las ciclogénesis en las Landas francesas; a las importaciones de madera de pino radiata pero de mejor calidad para la fabricación de mueble desde Chile; luego a la falta de demanda interna, con lo que tenemos gran parte del territorio de Bizkaia y Gipuzkoa sacrificados para la fabricación de palets, aunque posteriormente se haya encontrado una solución coyuntural en la exportación.

Pero lo cierto es que ambas situaciones sólo hacen que corroborar, que no es muy eco LÓGICO ni económico, mantener esta situación por mucho más tiempo o sustituir un monocultivo por otro como el eucalipto.

Económicamente no se sostiene de un modo LÓGICO si no es por un sistema subvencionado que lo único que hace es prolongar la agonía.

Estamos en un momento crucial, que tenemos que aprovechar para reconvertir la actividad forestal hacia la diversidad, pero no sólo de cultivos sino también de paisajes, que aúnen actividad económica pero también ecológica y que cumplan con esa multifuncionalidad que aportan los bosques al conjunto de la sociedad.

Sustituir un monocultivo por otro no es más que repetir más de lo mismo y caer en los mismos errores.