domingo, 13 de octubre de 2019

LOS ALISOS COMO FIJADORES DEL SUELO


Con cierta nostalgia, recordaremos este reportaje sobre los alisos publicado en la revista Biológica (nº 18, Marzo 1998) donde se nos alertan de los peligros que les acechan, un claro ejemplo de lo que les sucede en nuestros días. Además, de una oportuna distribución geográfica por toda la Península para encontrar las más sobresalientes. Con sus raíces mojadas siguen sujetando el terreno del hábitat en el que se desarrollan








EMERGENCIA CLIMÁTICA


Se trata de fijar nuestra postura ante las actuales circunstancias:



1)      Reducción de las emisiones de CO2

Pensamos que el PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021 – 2030) que el gobierno de España va a presentar a Europa antes de fin de año, se queda corto y no cumple las expectativas de mitigar y reducir las emisiones de CO2 para cumplir el Acuerdo de París y las recomendaciones científicas de reducción de emisiones del IPCC para mantener la temperatura media del planeta con un incremento inferior a 1,5ºC.

El Gobierno de España propone una reducción de un 20% para cumplir dicha declaración mientras que nosotros como organización planteamos una reducción del 60% en las emisiones de CO2. Esta propuesta tiene la ventaja de que España emitiría para el 2030 una cantidad de CO2 muy cercana a la capacidad de fijación que tienen nuestros bosques. Este objetivo exigente pero realista se puede alcanzar con voluntad política en el próximo decenio. También contemplamos la reducción al 0% del CO2 en el periodo 2030 – 2050.

2)      Autoconsumo energético.

Arba defiende el autoconsumo energético como una vieja aspiración ciudadana para autogestionar la producción y el consumo. Además de la anterior ventaja, conlleva el beneficio público de reducir la necesidad de macroinstalaciones de producción y de redes de transporte. Con una incentivación adecuada también puede ser un elemento importante en la lucha contra la pobreza energética.

Sin embargo la disposición del PNIEC sobre “modelo de servicios energéticos” se debe eliminar del texto porque puede conducir a que, en obra nueva, los promotores, para aminorar costes de construcción, encarguen a empresas de servicios la instalación de sistemas de energía renovable a cambio de la facturación de la energía de por vida a los nuevos inquilinos, bloqueando la posibilidad de autogestión.

También se debe incluir un punto por el que, para favorecer estos sistemas, se obligue a los operadores a retribuir los excedentes de la autogestión a tarifas minoristas equivalentes a las de adquisición en el mismo punto.

 

3)      Descentralización de la energía y un solo mercado europeo.

En ARBA pensamos que el tener un mercado europeo de energía debe tender a aminorar la situación de oligopolio que afecta, no sólo a España, sino a otros países. Estas medidas deben ir acompañadas de mecanismos antitrust, con el objetivo de evitar que se reprodujeran a nivel europeo los esquemas de oligopolio que rigen en la mayoría de los países miembro.

El PNIEC hace previsión de nuevas conexiones eléctricas con Francia que, aunque en este momento no sean necesarias por la capacidad instalada, fortalecerán los esquemas de seguridad de suministro más necesarios para la potenciación de la generación renovable.

Sin embargo el PNIEC debe vetar la importación de energía producida con carbón para evitar hechos como las actuales importaciones de energía producida en Marruecos mediante sus nuevas centrales de carbón.

Se deben eliminar del PNIEC las nuevas interconexiones de gas natural con Francia y con Portugal porque al desincentivar el uso de combustibles fósiles deberá caer la demanda y dejarán de tener sentido estas estructuras propuestas en un PNIEC que mira prolongar al máximo el modelo actual.



4)      Defensa activa y recuperación de la vegetación autóctona como mecanismo estable de fijación de CO2 a largo plazo.

El PNIEC no hace una mención expresa de medidas que tiendan a garantizar el mejor estado de la vegetación autóctona incluido el mejor estado de los bosques naturales.

Cuando se refiere a la forestación y reforestación queda claro el fomento antrópico de la regeneración natural pero no es igualmente claro en cuanto a las prácticas de plantación y siembra.

Sería oportuna una redacción más clara con mención expresa de plantación o siembra multiespecífica de especies autóctonas de la zona a reforestar y siempre tras estudio ecológico acreditado e independiente que identifique las especies, la zonación, el mantenimiento y las técnicas a utilizar caso a caso.

También sería deseable en las zonas a forestar fomentar las prácticas de regeneración natural, reduciendo la plantación o la siembra en terrenos ex agrícolas y dejando que la naturaleza siga su ritmo.



Es necesario eliminar las menciones a plantaciones monoespecíficas, como la nefasta propuesta de llenar las zonas inundables de choperas sin referencia alguna hacia la conservación del bosque de galería y la del fomento de la continuidad de los monocultivos de coníferas cuando habla de técnicas de claras para mejora de rendimiento y de captura de CO2



Es muy bienvenido el punto sobre la regeneración de las dehesas aunque, tras una identificación perfecta de las causas de su decaimiento, no hace previsión alguna ni siquiera a título de ejemplo, de medidas a aplicar para aminorarlas o evitarlas ya que la mayor parte de ellas son por sobreexplotación. Aunque menciona el sobrepastoreo olvida la carga ganadera intensiva y el sedentarismo del ganado, por lo que parece que no va a servir de mucho la mera enumeración del problema que realiza el PNIEC.



El PNIEC no dedica al mantenimiento y la recuperación de la vegetación autóctona casi ningún espacio y desde luego no el que merece su importancia como único elemento de aminoración a largo plazo de las emisiones de carbono, con una problemática de conservación cada vez más compleja. Además, reincide en los monocultivos como solución de problemas variados como las inundaciones, la demanda de madera, la fijación de CO2, etc.

En definitiva, desde ARBA pedimos una reducción del CO2 del 60% en 2030 que conlleva una mayor penetración de energía renovable, aminoración de dependencia energética, mejora del empleo, beneficios para la salud y efectos positivos diversos sobre la sociedad. Asimismo solicitamos una mejora en la redacción de numerosos puntos que en el actual borrador reflejan una evidente tendencia a la continuidad del modelo energético actual con el ánimo de alcanzar un uso de la energía más responsable así como una mejor consideración de la vegetación natural, por la importancia que ella tiene en la solución del problema del CO2 y del calentamiento global.






sábado, 28 de septiembre de 2019

ETNOBOTÁNICA REFERIDA AL MADROÑO


 Engullidos por la estación otoñal es el momento empezar a recolectar parte de los frutos generosos que nuestros árboles y arbustos nos proporcionan. En esta ocasión nos ocupamos del madroño (Arbutus unedo). Rebuscando en  la hemeroteca de Quercus (Diciembre 1995) nos explican su distribución geográfica, sus aplicaciones y peculiaridades de este notable arbusto. 


lunes, 23 de septiembre de 2019

HEMEROTECA DE LA CRISIS DEL PINO. 2º PARTE




En una entrada anterior comentábamos como se encontraba la situación de la banda marrón en sus comienzos. Resulta preciso incidir, para los que desconocen la cubierta vegetal de Bizkaia, en lo que decía Kiko Álvarez escribe en Deia  un  articulo titulado ¿Hacia una nueva política forestal? (4 Oct, 2018):
"es importante señalar que un modelo forestal basado casi exclusivamente, desde mediados del siglo pasado, en la explotación de una sola especie (pino radiata) facilita la aparición de plagas y enfermedades. Por tanto, si tenemos en cuenta que poco más del 50% de la superficie de Euskadi está cubierto por arbolado y que, aproximadamente el 50% de esta superficie está ocupada por plantaciones forestales, mayoritariamente de pino radiata, parece claro que este tipo de consecuencias eran, cuando menos, previsibles. Basta con mirar un poco hacia atrás para ver que llevamos años tratando de combatir sin éxito la procesionaria del pino, o el problema que se generó con el hongo Fusarium, por ejemplo".

Enlazando con lo que él comenta un articulo reciente en El Correo indaga sobre la situación de la procesionaria.


Por medio de estos mapas gráficos e infografías publicadas en Berria se muestra un representación geográfica de cada tipo de bosque en Euskadi con datos de una fuente solvente en el año 2018. Divide entre frondosas, coníferas y bosque mixto.


En esta otra infografía se aprecia la cubierta vegetal por territorios y el tipo de bosque por los que se propaga.

Mientras que en esta otra imagen se recogen datos del pino insignis referente al tamaño por ha y evolución por ha. en cada provincia.

La situación a lo largo de este año ha ido evolucionando. Se tomaron medidas consensuadas entre afectados y administración competente para erradicar los daños en las propiedades. Se trataba de frenar su avance.

Pero siguen manifestando su opinión discordante con la política forestal actual personas cualificas que conocen de primera mano lo que ocurre, como se pone de relieve en esta doble página de la revista Quercus.


Las gestiones continuan en busca de una solución que aminore el avance  del hongo de la banda marrón y no afecte a otras coníferas de otra especie. Se llega al verano, con ciertos experimentos notables para controlar la plaga. Por otro lado, la patronal de la madera, agrupada en Baskegur celebró una jornada en Julio bajo el slogan: Nuestros bosques, nuestra madera, nuestro futuro donde destacaban su papel en la sociedad como generador de riqueza medioambiental, social y económica. Reivindicando una apuesta concreta y solvente de la bioeconomía para el sector forestal como un eje vertebrador para explorar una vía alternativa al uso de la madera.
Un encuentro con representantes institucionales, de la patronal del sector forestalista, de las diputaciones territoriales y del Gobierno Vasco que intercambiaban experiencias, pero poniendo sobre la mesa que la cuestión de la plaga ocultaba otros problemas: bien estructurales; de normativas heredadas de otros entes; de un sector en retroceso, auspiciado por una cierta dejadez del entorno rural por parte de los herederos de los propietarios forestales. Buscando una mejor comunicación con la opinión pública para que valore su trabajo y se dignifique su trabajo. Vislumbrando la idea de pacto de país necesario en el ámbito forestal esbozado por el viceconsejero de Agricultura del ente autonómico



Transcurrido un año, desde que se lanzó la alarma por parte de las instituciones y representantes del sector de la madera, la situación se ha controlado por medio de fumigaciones y trabajos de sanidad forestal para que el suelo forestal, cuyo 58,3% está en manos de propietarios privados puedan paliar sus perdidas. Ya que se trata de un sector que genera el 1,5% del PIB de Euskadi y ejerce una presión oportuna sobre los administradores políticos que gestionan la política forestal vasca.




sábado, 21 de septiembre de 2019

HEMEROTECA DE LA CRISIS DEL PINO EN BIZKAIA. 1º PARTE


Desde que se publicó una información en el diario El Correo, hace un año, las alarmas sonaron en los diferentes estamentos competentes en materia de política forestal en los territorios históricos de nuestra Comunidad Autónoma: Diputaciones Forales y asociaciones de propietarios forestales.


Por otra parte, el movimiento conservacionista en Bizkaia se agrupaba bajo las siglas PLATAFORMA KOLORE GUSTIETAKO BASOAK, denunciando públicamente la masiva presencia de cultivos forestales, pino y eucalipto, sobre la superficie forestal y presentando un dossier alternativo para la explotación forestal.

 Con  las cartas puestas en la mesa las informaciones  empiezan a causar cierto alarmismo e incertidumbre sobre el futuro de estas explotaciones, principalmente por sus propietarios, cuya economía familiar se ve notablemente afectada sobre sus inversiones.


El debate trae las primeras consecuencias políticas en el territorio de Bizkaia. Se buscan soluciones de emergencia y consultas con expertos en tratamientos de otros países.


La situación empieza a transcender en los medios, fuera del ámbito vasco donde otras cabeceras de diarios dan cobertura a la información que en Bizkaia  se va dosificando a cuentagotas.


Se da paso a una serie de artículos que cuentan lo que reclaman propietarios forestalistas, los daños  que las administraciones competentes empiezan a evaluar, las posturas de los guardas forestales, además de lo que reclaman los miembros de la plataforma Kolore Gustietako.






Al hilo de lo que se cuenta en la imagen de arriba la postura de Txirpial ya tuvo sus antecedentes años atrás, con un cuaderno monográfico en el Txirpiberri sobre bosques y cultivos forestales, donde el hongo  fusarium afectaba a las plantaciones de pinos. En  la actualidad, en los estamentos del sector maderero se considera controlada su difusión.


Mientras que nuestra posición ante tanto volumen de informaciones en los medios de comunicación se resume en este folio de rápida lectura. En un próximo artículo en este canal contaremos la evolución del problema durante el presente año.






lunes, 26 de agosto de 2019

VERANO EN EL HAYEDO DE OLLEROS DE SABERO



Ahora en verano emboscarse en sus entrañas es gratificante. Frescor, humedad, verdor, silencio acompañan nuestro tránsito. Un área recreativa en su interior permite pasar un buen rato en sus entrañas. Lo que se muestra en el video son unas pinceladas de la vegetación que lo acompañan. Un pueblo con un pasado minero notable también tiene otro tipo de riquezas naturales.

POR EL HAYEDO DEL CUETO ANCINO



Un verdadero vergel botánico lo que se esconde a ambos lados del sendero que serpentea el Cueto Ancino en León. Robles, tejos, hayas, serbales, arraclanes, cornejos, abedules, manzanos. y avellanos. La biodiversidad se erige en protagonista, con una regeneración natural asombrosa en un trayecto paralelo al arroyo Fito.