miércoles, 29 de abril de 2009

EL LENGUAJE DE LA TIERRA ES POÉTICO


14 de abril de 2009.- Del Blog Tierra de Joaquín Araujo


La poesía es el lenguaje que supera al lenguaje porque nos desborda en las dos direcciones de la flecha del tiempo. Precede y sucede a la comunicación y por tanto la completa. Es como la vida, cuando entendemos a la misma como ciclo, como dinamismo que dice pero que su significado siempre nos resultará mayor que la suma de todo y de todos los vivientes. Y como lo que hace, es decir comunica, acompaña, asegura y promete más vida.
Patente intención encontramos en la Natura, de ligar, pero de forma directa, sin intermediarios, como pretenden los sistemas trascendentes, la ciencia o las actividades extractivas. Nos deja que sean nuestros cuerpos y en los ojos de todos los que podemos mirar, cara a cara, a los hijos de la luz, a todos los vivos.
Aquí andan al descubierto los elementos esenciales para la transparencia del sentimiento. Es como la esencial sangre, que no descansa y no la vemos, ni tocamos, el aire, su luz, el agua, su frescor, son los aliados fieles del sentimiento de la Naturaleza, del esencialmente poético contemplar al mundo y pretender narrarlo, sin conseguirlo jamás en su totalidad.
Palabras nómadas, exploradoras de todos los rincones, de las intimidades que fundan y fecundan incesantemente al porvenir.
Agua y luz forman el contorno del todo. Desde la forma al sentimiento. Desde el poema a la lectura del mismo.
Si la poesía es siempre diálogo entre lo que es y como lo sientes, el mundo natural tiene mucho de la conversación de los primeros poetas, que no son otros que el limpio encuentro del agua con la luz y de ambos elementos con nuestros ojos.
Luz mojada, agua que tirita entre el crepitar de la luz, animales que palpitan, plantas que brillan. Ésta es la de lo espontáneo: un encuentro con el tiempo y el espacio anterior a nuestras formas de medios. Una dosis de eternidad, pues. Una eternidad amenazada. No podemos olvidar que si sigue la destrucción también se acabarán los poetas.