lunes, 16 de enero de 2012

BILBAO GREEN: ALTO DE PIKOTAMENDI

El alto de Pikotamendi (también llamado Zarandoa) es una modesta elevación, apenas distinguible desde Bilbao, que se sitúa entre los montes Banderas y Artxanda, en la parte occidental de la cordillera. Incluido dentro del anillo verde de Bilbao, transitar por este pulmón bilbaíno nos permite mirar "el Botxo" con otra perspectiva.
Iniciamos el camino desde el propio alto, para ir descendiendo paulatinamente hasta el barrio de Ciudad jardin. El paseo es sencillo, sin desniveles y repechos importantes, pues su cota está sobre los 240 metros. Además, hemos elegido realizarlo con poco peso y calzado ligero, no es necesario botas ni ropa de montaña para descubrirlo.

Pasadas las primeras curvas y tras ojear el panel informativo que nos situaba en el recorrido, nos internamos en un pequeño bosquete de robles. El color marrón predomina en la hojarasca. Salvo esta excepción. Alguien con mucha intención, había depositado esta hoja verde de tela que destacaba en el entorno. Los robles, desprovistos del manto de la hoja, muestran las yemas invernales que en la primavera y sucesivas estaciones, dotarán al paisaje de un bello y frondoso colorido.
 Continuamos viaje, siguiendo en línea recta por  el aturdido bosquete. Nos topamos con un pequeño regato, se trata del arrroyo  Abaro, que lo cruza de Norte  a Sur, con apenas un filamento de agua. Las lluvias invernales, aún no habían hecho su aparición.
 El amable mes de noviembre que hemos disfrutado ha permitido que aparezcan algunas florecillas en el bosque. Como es el caso de este ejemplar de Hierba de San Roberto, Geranium robertianum, superviviente adosado a la corteza del roble. Al igual que los pequeños bandos de jilgueros, parejas de estorninos y otras especies de avifauna que nos deleitaban con sus cantos y revoloteos a continuar el camino.
 Pero el mayor atractivo de esta ruta reside en las estupendas vistas sobre Bilbao y sus montes próximos, que teniamos de forma prácticamente permanente cuando nos movemos por esta zona.  Basta con ampliar la fotografía que tenemos  a continuación para observar  los edificios más representativos del Bilbao del siglo XXI. Esos que lo situan en el mapa mundial y le accarrean premios Internacionales para sus vitrinas. Junto con innumerable turistas que se acercan para conocer sus bondades culturales, gastronómicas y sociales.
Nosotros, por nuestra partre, nos quedamos con la riqueza forestal que nos proporcionó el recorrido matinal. Los alisos, abedules, robles, laureles, algún ejemplar disperso de avellano junto con varias mimosas nos permitió conocer el Bilbao verde no publicitado en los mass-media.
 Terminamos el recorrido, en apenas dos horas y media en el barrio bilbaíno de Ciudad Jardin. Un conjunto de viviendas que consituyeron una de las primeras expansiones de la ciudad, a las faldas del monte Artxanda y otros que les circundan.