sábado, 8 de diciembre de 2012

OTOÑO EN BLANCO Y NEGRO



El Otoño es la estación del color por excelencia, pero a veces es necesario establecer una serie de contrastes y variar intencionadamente las tonalidades de las fotografías. Alterar la realidad seg´ñun el ojo que la observa como es en este caso.



 Colorido o  monocromático el bosque altera su comportamiento en esta estación. La inminente perdida de la hoja no varia sea en b y n o en color la toma fotográfica.



Infinidad de ejemplos os hemos relatado a través de esta página sobre la simbiosis en el medio natural. Esta es fruto de la casualidad, donde una hoja caduca protege misteriosamente el brote de un retoño roble.



Parece que las bellotas desperdigadas en años anteriores comienza a dar su fruto. Los futuros pulmones de nuestro planeta están a salvo por el momento.



La clorofila hace estragos en esta época. Los tres colores por los que atraviesa la hoja en este momento demuestran el avance del otoño en el ecosistema denominado bosque.




Un hermanamiento bellotero aprovisiona el suelo de nutrientes, no sólo hojas que enriquecen el humus sino bellotas con su txapela incluida que pugnan intensamente por permanecer arraigadas a la misma rama desde su nacimiento hasta su fin.



La humedad necesaria  para sobrevivir la proporciona estas hojas rocieras que fluyen en 
línea recta y en formación por la autopista que simboliza esta hermosa hoja solitaria.