viernes, 23 de mayo de 2014

MICRORELATOS DE LA VIDA RURAL

Llegaste a mi por casualidad. Un alto en el camino para estirar las piernas, y de repente te muestras al objetivo de la cámara.Mascullabas algo entre tus entrañas pero te quedaste en una orchis mascula más.

 Con sigilo circundas el camino. A la ida te mostraste esquiva, camuflada entre la maleza. Una pisada furtiva despierta tu voraz apetito. Reptas retorcida resuelto tu interrogante.

 El colorido primaveral adorna la pradera. Múltiples flores se entremezclan entre sí.  Cada una ocupa su espacio a la espera de la siega que termine con su estancia fugaz. Cuchillas afiladas decapitarán sus raíces.

 Doble fruto apreciado por estas fechas. De brevas a higos como reza el refranero. Eterno dilema no resuelto  en provecho de un mejor postor.

Hoja que cubre nuestras vergüenzas. Corazón nervado de nuestras entrañas que nos proporciona aire puro. Oxígeno que llena nuestros pulmones de nuevos bríos, sentido puro de la existencia.

Descolocado de tu habítat particular. Tránsfugo del asfalto inicias tu peregrinaje en busca de aposento. Tus cánticos llenan de armonía nuestra Primavera.