domingo, 24 de mayo de 2015

LA CARA OCULTA DEL MONTE SERANTES

                               
 El reto de esta excursión era encontrar Orquídeas, y vaya si las vimos si sigues leyendo este post. Partiendo desde el Barrio de la Cuesta en el municipio de Zierbana nos dirigimos hacia las faldas del monte Serantes siguiendo las indicaciones del GR 123. Desde el punto de inicio del recorrido observamos en la lejanía la cima de nuestro objetivo .En una explanada campestre a la derecha del camino encontramos nuestro verdadero vergel y objetivo primigenio: Orquídeas en ebullición y otras flores asociadas. Anacamptis pyramidalis   por doquier  como la de la imagen de la izquierda una especie de carácter mediterráneo-atlántico. La de la imagen de la derecha es el conocido esparrago de lobo, Orobanche alba Stephan ex Willd, muy particular esta plantita ya que se trata de una especie parásita en las raíces de otras plantas, y no tiene clorofila.


 Rebuscando en la pradería nos topamos con la Ophrys lutea, Flor de abeja amarilla por su similitud con este tipo de insecto. En la imagen superior se ofrece un primer plano de la misma.

Sin salir de este tesoro vegetal nos encontramos con tres especies mas: a la izquierda la Serapaia Cordigera una flor muy llamativa en las praderas de siega y muy abundante en nuestro territorrio.; a su derecha otra Anacamptis de apellido coriophora; y en la parte de abajo  a la izquierda la orquídea avispa, Ophrys tenthredinifera  con ganas de salir volando. Mientras que a su derecha se ubica el Gamón, Asphodelus alba, especie alóctona en nuestro territorio.

Abandonamos este rincón tan abundante y volvemos al camino para ir aproximándonos al Serantes. Miramos a una lado y a otro y descubrimos la Valeriana,  Valeriana officinalis ,foto de la izquierda abajo y a su derecha la Centáurea de los prados, Centaurea pratensis presente sobre suelos ácidos y frescos.


 Antes de aproximarnos a las faldas del monte Serantes fotografiamos en la parte inferior izquierda, el Gladiolo palustre, Gladiolus palustris que destaca por ser una planta glabra de hasta 50 cm de alto. A su derecha una restauración en la ladera del monte de majuelo o espino albar.

Una última muestra de la vegetación con la que  nos encontramos es la foto de abajo, el Serpol, Thymus serpyllum una planta rastrera propia de suelos secos. Comenzamos ya a subir por un estrecho camino observando los relieves del paisaje que se vislumbran desde este punto.


El día acompaña, sol y temperatura matinal agradable, con un ligero viento según nos acercamos a la cima lo que invita a que estos crisomélidos, Exosoma lusitanicum se muestren fogosos en su tarea reproductora ajenos al objetivo de la cámara.


 Coronamos a paso apresurado y nos detenemos para observar una mariposa que llama nuestra atención. Esperamos pausadamente a que se detenga sobre una flor , y es nuestro momento: un robado espectacular a la Chupaleches, Iphiclides podalirius.


Sobre los más de 400 metros de altitud del Serantes obtenemos las dos instantáneas finales: a diestra y siniestra de nuestra posición dos grandes infraestructuras, la autovía del cantábrico y el superpuerto de Santurtzi. La hora de comer hace que apretemos el paso en nuestro descenso y en una hora estemos de nuevo en el punto de partida.