domingo, 7 de junio de 2015

EMBOSCADO EN LAS ENTRAÑAS DEL HAYEDO DE URKULETA


La niebla disipa en el horizonte de la roca caliza. Estamos ya de regreso. El hayedo acidófilo de Urkulueta cercano a la localidad de Mañaria en el Duranguesado vizcaíno queda atrás. Si decides continuar leyendo descubrirás distintos pobladores dentro de este bosque encantado.

 Primer plano de haya.


Candelabros artificiales tejen el verde primaveral.


Ramas dantescas pueblan las alturas.


Los musgos tapizan los troncos de las hayas.


Oquedad de una haya trasmocha, la tela de araña denota vida.


El cauce del arroyo Iturriotz riega sus límites.


Los Helechos pueblan el sotobosque, en particular los de la especie Pterídium aquílinum. 


 La digitalis purpurea o Dedalera abunda  en los lindes del sendero.


 El rocío matinal cubre las flores dotándolas  de un nuevo brío.


Un cáliz rociero adorna la cubierta vegetal del sotobsoque.


Simbólicas gotas buscan refugio dentro de un diamante natural.


Es temporada de fresas silvestres rastreras.


El cauce del arroyo formatea el paisaje fluvial.


Un tejo semioculto por el aliso despunta al lado del arroyo.


Un aguilucho descubre su refugio alertando de  nuestra presencia.