sábado, 3 de octubre de 2015

OTOÑO EN LA RUTA DEL AGUA


La ruta del agua por la que hoy transitamos combina lo industrial y lo rural. Partiendo de la parte posterior del Parque tecnológico de Zamudio nos adentramos por un bosque mixto, robles, arces, majuelos, castaños descubriendo los caseríos que nos recuerdan el origen de los pueblos de esta comarca.



Penetramos en una zona caracterizada por colinas de escasa altura, con alternancia de prados y bosques, con campiñas atlánticas alrededor de los caseríos con frutales, huertos y alguna ermita diseminada.


La estación otoñal empieza a dar sus frutos. La despensa generosa en la que se convierte el bosque que atraviesa el riachuelo de Larrauz nos proporciona un fruto suculento: la castaña.


Un manto erizado, cubierto de pinchos naturales tapiza el sendero en distintos tramos como consecuencia de la caída del fruto del castaño de sus ramas.


La ermita de San Bartolomé enclavada en un entorno agreste nos sirve de refugio para descansar y  cobijarnos en caso de lluvia. Además, a través de su puerta contemplamos el interior del templo presidido por un austero altar y tres santos


El rojo intenso, destellante y acaparador centra nuestra atención. Los frutos del espino albar y el acebo muestran sus mejores galas durante esta época.



Regresamos al Parque Tecnológico donde comprobamos la variedad de especies debidamente identificados cada árbol con una placa, un tanto deterioradas por la humedad y el paso del tiempo. Nos detenemos en el abedular de la imagen, donde los hongos empiezan a despuntar, con la llegada de las lluvias y el sol otoñal.