martes, 19 de abril de 2016

GIGANTES EÓLICOS DE 186 METROS EN LA SIERRA DE GUADARRAMA


Los vecinos se rebelan contra la instalación de un parque eólico

El alcalde, Nicolás Herranz, asegura que “todo el pueblo se opone” al proyecto, que pretende colocar tres molinos de 186 metros de altura, más del doble de la torre de la Catedral de Segovia.

Guillermo Herrero – Brieva, El adelantado 18.04.2016

http://www.eladelantado.com/noticia/provincia/231942/los_vecinos_se_rebelan_contra__la_instalacion_de_un_parque_eolico

Las empresas promotoras de parques eólicos se interesaron, hace ya años, por llevar a cabo proyectos en la Sierra de Guadarrama o sus inmediaciones. El boom se produjo a finales de la pasada década y a inicios de la presente. Sin embargo, la clara oposición de los pueblos afectados y las dos declaraciones —de parque natural y, posteriormente, de parque nacional— enfriaron tales iniciativas. O al menos eso pensaban la mayoría de los vecinos.

Pero no. “Se ha retomado el tema”, lamentaba ayer el alcalde de Brieva, Nicolás Herranz. La empresa Jalmar Eólica S.L. ha presentado a la Junta un proyecto, denominado ‘La Matilla’, que pretende instalar en el término municipal de Brieva tres aerogeneradores de 186 metros de altura. Dicho proyecto contempla una línea aérea de alta tensión, de 5.920 metros, otra línea subterránea de más de 2.000 metros, e instalaciones accesorias que afectan a los términos de Brieva, Cabañas de Polendos y Encinillas.

“Todo el pueblo de Brieva está en contra del proyecto”, aseguró ayer su alcalde, quien defendió que los aerogeneradores que se pretenden instalar, de última generación, son “auténticos monstruos”, con una potencia total de 9 Mw, advirtiendo a continuación que su altura sería más del doble de la Catedral de Segovia (88 metros). El regidor de Brieva, convencido de que los molinos provocarían “un impacto brutal”, teme, principalmente, que el proyecto sea declarado como ‘de utilidad pública’, pues si lo consigue se abriría la puerta a la expropiación de los terrenos.

“El promotor no ha llegado a un acuerdo con los propietarios de las fincas, y entonces ha decidido solicitar para el proyecto la declaración como ‘de utilidad pública’, algo que debe ser sencillo de conseguir cuando se trata de producir energía”, prosiguió Herranz, quien, no obstante, espera que la Junta “reflexione” y decida finalmente condenar la iniciativa.

En otro orden, reveló que el proyecto no afecta únicamente a Brieva, puesto que la energía producida por los tres aerogeneradores no podría ser volcada en la línea eléctrica que pasa por el municipio y debería ir hasta Encinillas, donde sería enganchada a la red. Y para llegar hasta Encinillas tendría que cruzar por “una finca de importante valor medioambiental”, propiedad del Marqués de Quintanar, y el término de Cabañas de Polendos.

Herranz quiso subrayar ayer que en Brieva “no estamos en contra de las energías alternativas sino en contra de la ubicación de los molinos; lo que no podemos permitir es un proyecto que quiere entrar como un elefante en una cacharrería”.

Los afectados denuncian las “graves afecciones ambientales” del proyecto.-Abierto ya el plazo de presentación de alegaciones al proyecto, el Ayuntamiento de Brieva, asesorado por expertos, ha redactado un texto en el que se asegura que el parque eólico producirá “graves afecciones medioambientales”.

En dicho escrito se sostiene que los molinos tendrán un impacto en el paisaje, ya que “por ubicación y dimensiones, la instalación eléctrica producirá una indudable transformación del entorno”.

De igual forma, se considera que habrá impacto por el ruido, al entender que “en las localidades cercanas existirán permanentemente unos niveles de ruido de fondo (...) provenientes de la instalación, que modificarán para siempre las condiciones de tranquilidad y ausencia de ruidos molestos que caracterizan la zona”. Por otra parte, se alerta sobre el impacto sobre la avifauna y sus hábitats, que será “crítico”, dado que el parque eólico se colocaría en la zona de campeo de multitud de especies protegidas, como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el buitre leonado.

Para acabar el texto, se advierte de los perjuicios económicos que ocasionaría el parque eólico tanto para las actividades agropecuarias como las turísticas de la zona.

Finalmente, se solicita a la Junta que desestime la la instalación y su declaración como ‘de utilidad pública’, efectuando a continuación declaración de impacto ambiental desfavorable e incompatible con el medio ambiente y el desarrollo rural.