lunes, 20 de octubre de 2008

CAMINAR Y OBSERVAR NUNCA SON INCOMPATIBLES



"¿Sabés porque todavía amo el bosque?

- Porque es un lugar en el que no manda el hombre. Es salvaje."

De la película Búho Gris


"Cualquiera dice en mi clase de apuntarse a una marcha de 20 kilómetros el domingo" Expresión tan sincera se escuchó en boca de una novel universitaria, durante el trayecto que une el Polideportivo de la Universidad del País Vasco en Leioa y el Parque Tecnológico de Zamudio. Una iniciativa que vinculaba al entorno académico con el empresarial. Cerca de trescientas personas se dieron cita a las nueve y media de la mañana en las proximidades del Polideportivo. Una representación hetereogénea de participantes, al tratarse de una marcha gratuita y abierta a todo tipo de público. Si bien los estudiantes disponían de un crédito, por participar en la misma, estos fueron los más excasos entre los participantes.


El recorrido transcurrió por los municipios de Erandio, Loiu y Zamudio. Con pequeños repechos y una ascensión al Monte Berriaga, en las cercanías de la llegada. Resultó gratificante para conocer nuestra masa vegetal, autóctona y alóctona. Retamas y tojos circudan el transitar de los caminantes, sin que apenas se detengan un instante a contemplarlos. Los castaños, avellanos y nogales, generosos por sus frutos, y más por estas fechas, nos cobijan bajo su sombra alargada.


El caserio disiminado, alejado del núcleo de población, con sus explotación ganadera y sus praderas asociadas, componen una bella postal, cuasiprimaveral por la temperatura, cercana a los 22 grados. Una mirada al horizonte, permitio vislumbar la niebla penetrando en el valle como muestra la instantánea de la fotografía que acompaña este texto.


Tampoco podían faltar durante el trayecto las plantaciones de roble americano y eucalipto. Dominadora esta última en dos tramos importantes del recorrido. Al igual que la cortadeira sellona, la flor de la pampa, planta exótica que coloniza baldíos zonas removidas, talúdes y cunetas. E incluso empieza a colonizar plantaciones forestales jovenes .