martes, 2 de abril de 2013

ATROPALANAS



¡Anda, una oveja colgada en un árbol; la verdad es que nos viene de perlas para mullir el nido.

Parece increible, fue colgar con un alambre un trozito de lana de la que nos sobró de aislar la casa y al rato ya la habían localizado.
 
Aunque otros prefieran robarsela de la caja cuando están ausentes.