domingo, 7 de septiembre de 2014

NUESTROS ÁRBOLES MUEREN DE PIE

 Fuente: El Correo 07-09-14  

El quercus robur de Gernika, símbolo de las libertades vizcaína  y vasca está enfermo. Su ubicación , encajonado en un rincón de las Juntas Generales de Vizcaya y en la parte más sombría del recinto pueden ser las causas principales de su deterioro. Su relativa juventud, apenas 28 años de vida le contemplan, preocupa a sus cuidadores actuales.
 De momento se le aplicado un tratamiento como se detalla en la infografía superior que permita paliar sus dolencias, con la esperanza de que durante el invierno sus males hayan cesado.
Ojala que estos remedios se puedan aplicar en actuaciones futuras a otros tantos árboles autóctonos, que no tienen tanto significado simbólico, pero que para nosotros son igual de relevantes y que en la mayoría de los caso pasan desapercibidos por parte de quien les compete sobre su conservación.