viernes, 26 de diciembre de 2014

PLANTACIÓN DEL TEJO DE AGUIÑIGA

 Las Iglesias se han convertido en improvisados centros culturales de reunión. Como sucedió en Aguiñiga donde Enrique Arberas presentó en sociedad el libro: Las raíces del Tejo en Ayala. En la imagen inferior vemos al propio Enrique leyendo en voz alta a los congregados la carta que homenajea al tejo que desde ahora acompaña a la Iglesia.

 A mediodía más de un centenar de personas contemplaron la plantación del taxus bacatta y el descubrimiento de un monolito que homenajea al Tejo. La música celta amenizaba el esfuerzo gratificante de adultos y niños para que el ejemplar se erigiera recto a un lado de la plaza.

Dos instantáneas en las que se muestras mas en detalle la carta y el relieve que presiden a modo de escultura la plaza de la Iglesia de Aguiñaga. Bajo esta líneas un articulo publicado hace un tiempo (Quercus,1984,nº15) citado por Fernando Vasco  de la Asociación amigos del Tejo y las Tejedas. Y una cita muy actual en relación al mismo del profesor Helios Sainz Olleros: "En términos coloquiales parece un viejo independiente y austero que pasa de la competencia pero aún conserva algunas capacidades excepcionales fruto de la adaptación y la experiencia".




Por último dos transparencias de los ponentes que nos invitaron a conocer el tejo desde sus raíces más cercanas. La primera corresponde al mencionado Fernando Vasco, que  nos contó su labor de investigación acerca del árbol que nos ocupa a lo largo de 30 años junto a Emilio Blanco y otros integrantes del colectivo que representa. La segunda es de Oscar Schwendtner,ingeniero forestal, profesor universitario e integrante también de (AATT) que disertó sobre la situación del tejo en Navarra.