lunes, 12 de enero de 2015

POR LOS ALREDEDORES DE MAROÑO

 Conocido como Sierra Salvada el entorno que separa Álava de Burgos. Se trata de una zona de transición entre el clima continental y el mediterráneo de la Meseta  y los valles húmedos y lluviosos de la costa cantábrica..
 El embalse de Maroño se construyó en los años noventa del siglo pasado para abastecer de agua a los lugareños.  Cobra relevancia el agua dentro de este marco geográfico.Antiguas ferrerías como la de la imagen en la carretera que conduce a Belandia.


 La Sierra Salvada se vislumbra al fondo del pueblo de Agiñiga . Desde este enclave parte una camino que conduce hacia Belandia atravesando diversos pastizales donde predomina la vegetación arbustiva compuesta de endrinos, majuelos y cornejos. Los acebos y el rusco asoman sus hojas en algunos tramos del camino donde predomina el quejigo y algunas manchas de pi nos silvestres intercaladas en el paisaje.
 Avanzando en la ruta encontramos las ruinas del antiguo caserío de Garai. El invierno avanza en este tranquilo paraje como se puede vislumbrar en las cuatro instantáneas siguientes. Las hojas aguantan hasta el último momento  pegadas a las ramas, mientras que los frutos de algunos árboles de temporada muestran su última cosecha y las yemas empiezan a florecer en la mayoría de los árboles.






 Los rebaños de ovejas latxas abundan el sotobosque de la zona, donde las explotaciones lecheras y queserías han ganado meritoriamente su fama.