viernes, 22 de mayo de 2009

HOMENAJE A MARIO BENEDETTI


DE ÁRBOL A ÁRBOL
Los árboles
¿serán acaso solidarios?
¿digamos el castaño de los campos elíseos
con el quebracho de entre ríos
o los olivos de Jaén
con los sauces de tacuarembo?
¿Le avisará la encina de Westfalia
al flaco alerce del Tirol
que administre mejor su trementina?
Y el caucho de pará
o el baobab en las márgenes del cuanza
¿provocarán al fin la verde angustia
de aquel ciprés de la mission dolores
que cabeceaba en frisco
california?
¿Se sentirá el ombú en su pampa de rocío
casi un hermano de la ceiba antillana
los de este parque o aquella foresta
¿se dirán copa a copa que el muérdago
otrora tan sagrado entre los galos ahora es apenas un parásito
con chupadores corticales?
¿Sabrán los cedros del Líbano
y los caobos de Corinto
que sus voraces enemigos
no son la palma de Camagüey
ni el eucalipto de Tasmania
sino el hacha tenaz del leñador
la sierra de las grandes madederas
el rayo como látigo en la noche?