lunes, 14 de octubre de 2013

IN MEMORIAM

OBITUARIO PEDRO URIBE-ECHEBARRÍA

El hombre clave que describió la riqueza botánica 

de Álava


FRANCISCO GÓNGORA
EL CORREO. VITORIA. Jueves 10.10.13

La muerte trágica y repentina de Pedro Uribe-Echebarría (Vitoria, 1953) conmocionó ayer a su familia, a sus amigos y a todos los amantes de las flores y las plantas a los que este maestro de la naturaleza inoculó la pasión por la botánica. “La gente, los alaveses, no saben lo que han perdido”, confesó su amigo Pello Urrutia con el que ha trabajado codo a codo en la identificación y catalogación de todas las plantas del entorno mediante el método científico.

Uribe-Echebarría era desde hace 40 años la gran figura de la botánica florística en Álava, el científico que más ha contribuido a conocer y preservar las plantas y a conservarlas. Sus estudios sobre lo que hay en cada parque, en cada monte, en cada valle han establecido las bases de las leyes que la protegen. Fue el creador e impulsor del herbario VIT, uno de los catálogos de plantas más importantes de la Península Ibérica y colocó a la botánica vasca a la altura de la madrileña y la catalana con mucha más tradición.

Uno de sus últimos trabajos ha sido el catálogo de las plantas de los Montes de Vitoria, herramienta básica para la declaración de parque natural. Su contribución ha resultado esencial para valorar la gran biodiversidad de Álava y su figura se ha proyectado en las universidades europeas.

En un libro homenaje al botánico catalán Pere Montserrat, al que consideraba su maestro e inspirador, Uribe-Echebarría hacía un recorrido por la historia de la botánica vasca, sus hitos y sus personajes principales como Jean Prevost, Prestamero, Xabier de Arizaga o Lacoizqueta. También tenía un recuerdo especial para su ilustrador y amigo Iñaki Zorrakin, fallecido prematuramente en 2004.

Mapa de vegetación

Inició sus pasos de la mano de la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza (AEPNA), integrada en el Consejo de Cultura de la Diputación y elaboró con Bernardo Catón, el “Mapa de Vegetación de Álava”, una obra a la que siguieron docenas, destacando sus “Claves ilustradas de la Flora del País Vasco y territorios limítrofes”. Era miembro del Instituto Alavés de la Naturaleza y trabajaba en el Museo de Ciencias Naturales con alumnos como Patxi Heras, que ayer lamentó que “Pedro se ha ido sin haber recibido el reconocimiento que la sociedad le debía”. Las flores están de luto.