lunes, 7 de septiembre de 2009

UN ESPACIO PARA LA IMAGINACIÓN

Las Tuerces es un Espacio Natural enclavado en la provincia de Palencia, muy cerca de Aguilar de Campo. Para internarnos en tan recondito lugar es necesario desplazarse hasta la localidad de Mave. Caminando a las afueras del pueblo hacia una antigua fábrica de harina, paralela al río, transita la ruta. Perfectamente balizado en color rojo, basta conseguir las marcas del mencionado distintivo para realizar este itinerario. Si bien es cierto, que existen otros caminos, nosotros elegimos este por ser el más corto.

Debemos atravesar por el desfilidero de la Horodada. Una cueva que el agua y los agentes atmosféricos han desgastado con el tiempo. Como se aprecia en la fotografía inferior, las vistas que se alcanzan desde la misma no tienen precio. El bosque de ribera en todo su esplendor en una tarde estival. Salimos del desfiladero por una pista de tierra, y de frente nos encontramos la panorámica que se vislumbra en la fotografía de arriba. Las Tuerces, esas moles de piedra, omnipresentes en el horizonte.

Tomamos una pista a la derecha en dirección a Villaescusa, dejando atrás una plantación de pinos y a nuestra vera, los rastrojos del cereal propio de la tierra. Al llegar a la localidad mencionada, el camino se inclina rápidamente. Vamos ganando altura hasta llegar a las primeras moles de piedra, que imponen un respeto a primera vista. Llega la hora de dar rienda suelta a nuestra imaginación. Cada gigante de piedra se asemeja a una figura, que cada uno en su retina, la identifica con algo conocido: un monstruo, un animal, una figura abstracta. Perderse en este entorno peculiar y silencioso, apenas roto por el soplo de la brisa del aire vespertino, es una experiencia recomendable. Recordaros que estamos a 1.074 metros de altitud en su cota máxima.

Llega la hora de descender, volver por el mismo camino u otros ya que existen otras posibilidades y acercarnos a conocer otros encantos,como son el Románico palentino, en su vertiente Norte. Nos desplazamos hacia el Monasterio de Santa María de Mave que data del año 1208. Su claustro y el resto de dependencias anejas sufrieron una transformación completa en el siglo XVIII. Manteniéndose integra su Iglesia , en el puro estilo románico. El templo tiene triple cabecera y tres naves, con espadaña a los pies y con una gran cúpula sobre el crucero. Además, en la puerta de acceso conserva intactos estos capiteles que se muestran en la fotografía inferior.
Continuamos viaje hacia la parroquia de los Santos Justo y Pastor , en la localidad de Olleros de Pisuerga.Ubicada en una cueva artificial a las afueras del pueblo. Se manifiesta al exterior por un pequeño atrio levantado en época moderna, aunque su interior sigue los mismos esquemas de un templo románico. Se trata sin duda, de uno de los mejores conjuntos de eremitismo rupestres de la Península. Formado por la ermita propiamente dicha, dos lauras próximas asentándose sobre una de ellas una torre en piedra de sillería del siglo XVII, aisalada del conjunto y una necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas en los contronos de la ermita-peña. Su planta consta de dos naves, con sus correspondientes capillas absidales, abriéndose en la de la derecha una estrecha galería, hoy utilizada como sacristía y en la de la izquierda, que fue la capilla principal con su primitivo altar, se ubica otro capilla casi en total penunmbra descubierta en 1931.
Otro monumento a visitar es la parroquia de San Vicente, en becerril del Carpio, que perteneció a un antiguo monsterio. Actualmente presenta una nave con ábside semicirculkar. Portada a los pies del templo con arco de medio punto y tres arquivoltas. Capiteles con escenas de animales y alero románico con decoración de canecillos.
La siguiente parada nos lleva hasta Pozancos. La parroquia denominada El Salvador, conjuga en su arquitectura de dos naves, el típico románico de ábside semicirculatr, de finales del siglo XII, y el de cabecera cuadrada que preconiza ya las formas góticas típicas del siglo XII. En su interior hay que destaca la imaginería gótica, renacentista y barroca de sus retablos. Original es el confesionario, que mantiene sus variopintos colores primigenios.Del exterior destaca la decoración escultórica, sobre todo de este tímpano situado sobre la ventana del prebistero donde se desarrolla un combate de guerreros.

Finalizamos la ruta en la localidad burgalesa de Rebolledo de la Torre. La Iglesia de San Julián y Santa Basilisa es un edificio levantado en el siglo XVI, aunque conserva de una primitiva iglesia románica parte del muro meriodional de la nave y la excepcional galería porticada. Del exterior destaca su portada románica y su esbelta torre renacentista. Ambas quedan eclipsadas por el magnífico pórtico, uno de los mejores y más logrados del románico castellano. Con una extraordinaria decoración escultórica de los capiteles entre los que observamos temas como el avaro, la lucha entre dos centauros, el pesaje de la almas de San Miguel o el célebre combate entre dos jinetes, uno de los cuales resulta derribado por su adversario. En su interior destacan varios retablos barrocos, sobresaliendo el retablo mayor.